Nosotros

Todo empezó llevando vinos a cenas con amigos.

Durante todos los años que trabajé en una bodega, yo era el encargado de llevar los vinos a las cenas con amigos. Los vinos gustaban más o menos, pero nunca a todos. Me pregunté si podría existir un vino que sí nos pudiera gustar a todos, por unanimidad. La respuesta es que no (por suerte, todos tenemos nuestros gustos).
Lo que sí podía hacer era preguntar sobre qué tipo de vino preferían y el porqué. Así que hicimos 10 estilos de vinos, los probamos con muchos amigos (que te inviten a tomar un vino – o varios – siempre es un buen plan). Gracias a ellos, y después de millones de preguntas, encontramos la receta del vino ideal.
No queríamos que la etiqueta contara la historia de las uvas, el origen o el maridaje. Creemos que no es necesario ser un experto del vino para poder disfrutarlo, y nos negamos a contribuir que se siga siendo así. Queremos que el vino sea lo que siempre ha sido, un generador de buenos momentos y buenas conversaciones. ¿Y si en lugar de hablar sobre el vino, proponemos buenos temas de conversación para que se hablen alrededor de la mesa? Seguro que salen conversaciones interesantes y estamos menos pendientes del móvil. Será una mesa redonda de buenas charlas con buen vino.
Y surgió Round Table.